Hna. Francine-Marie Cooper

Nacida en 1981 en Manchester, Inglaterra, es diseñadora en comunicaciones, pertenece al Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt desde 2002.

¿Qué experiencias te han formado como mujer?

Nací como la cuarta niña en una familia con cinco hijos. Desde el principio, crecí con la experiencia de primera mano de niñas y mujeres.
Estoy muy familiarizada con la «montaña rusa de las emociones» que las niñas atraviesan en diferentes etapas. Pero quizás esto es precisamente lo que me ha formado como mujer: lidiar con los sentimientos, anhelos, miedos, alegrías y expectativas de los demás. Esto es a menudo considerado un atributo de las mujeres: Empatía, un sentido de los estados de ánimo atmosféricos, pero también la capacidad de crear atmósfera a través de su ser.
También crecí rodeada de arte. Mis dos padres son artistas, mi abuelo era artista y mis tres hermanas estudiaron arte más tarde. El arte estaba omnipresente en mi vida y con él la búsqueda de la belleza, de la expresión y la formación de grandes pensamientos y metas.
No sólo las mujeres tienen sentido de la belleza. Y aún así la belleza tiene algo típicamente femenino. Eso significa que tiene un carácter misterioso y a menudo algo delicado, casi frágil. La belleza despierta el asombro y la admiración y hace que uno piense, incluso puede despertar un sentimiento de amor, de coherencia y armonía. Esta búsqueda de lo «bello» me ha influenciado fuertemente, y continúa haciéndolo.
En mi vocación como Hermana de María de Schoenstatt, descubrí una belleza muy especial, a saber, la belleza que reside en una profunda relación con Dios. Dios mismo: La belleza en persona.

¿Dónde has experimentado a Dios en tu vida?

Me encuentro con Dios de nuevo cada día. ¡El mundo está tan lleno de Dios!
Especialmente como una persona creativa, que estoy constantemente desarrollando e implementando nuevas ideas, experimento a Dios como un «Creador», como un Creador que siempre está creando y moldeando – también en mi alma – y esto con una paz y seguridad soberanas. También lo veo en los corazones de aquellos que ha creado: en las personas. Me encanta tanta originalidad, tanta ingenuidad de Dios, que viene a mi encuentro cada día.
Sobre todo, Dios se ha acercado mucho a mí en los momentos difíciles. Yo mismo lo he experimentado: el sufrimiento hace que el alma sea receptiva a Dios, porque de repente todo lo demás se ve desde otra perspectiva y uno está a menudo tan desamparado. En esos momentos en los que sólo Dios podía darme una respuesta, cuando mi alma estaba realmente sufriendo, pude experimentar que Él me daba la gracia y una percepción que nunca antes había tenido. Así puedo confirmar lo que Gertrud von le Fort describe tan acertadamente: «No sólo la luz del día, sino también la noche tiene sus maravillas. Hay flores que sólo crecen en el desierto, estrellas que sólo aparecen en el horizonte del desierto. Hay experiencias de amor divino, que nos son dadas sólo en el mayor abandono, incluso al borde de la desesperación.» (Gertrude von le Fort, Our Way through the Night)
He experimentado que puedo encontrar a Dios en todas partes. Sólo tengo que abrir mis ojos para Él.

¿Cuál es el desafío que ve para las mujeres de hoy en día?

En general, veo el desafío para los jóvenes de hoy, ya sean hombres o mujeres, de ser capaces de entrar en armonía con ellos mismos, sí, de reconocer y desarrollar su identidad dada por Dios. Puede ser que sea un desafío mayor para las mujeres porque a menudo tienen que luchar por sus derechos en la sociedad.
Me doy cuenta de que muchas de ellas no saben qué quieren hacer con sus vidas. Hay tantas posibilidades y todo se promueve extraordinariamente. Siempre existe la necesidad de probar algo nuevo, esperando que tal vez esto sea lo correcto, lo que me trae la felicidad. Durante mis estudios me llamó mucho la atención que hubiera un número de compañeros que realmente no querían estudiar, que no estaban interesados en el tema y que de alguna manera se arrastraban a través de sus cursos. Hoy en día, muchos de ellos quieren estudiar por las buenas o por las malas. ¿Presión social? ¿La propia presión?
Creo que el mayor desafío es asegurar que la imagen que tenemos de nosotros mismos corresponda a la verdad de lo que realmente somos. La presión del exterior, que trata de determinar cómo una mujer, o incluso un joven exitoso y feliz debe ser, no debe distorsionar la verdadera belleza y originalidad de esa persona. Cambiar el enfoque del mundo exterior con sus opiniones y directrices, al mundo interior de la propia alma con sus necesidades, pero también con sus recursos – me parece un gran desafío. Al mismo tiempo, es la única manera de que una mujer se encuentre a sí misma y a su verdadera vocación.

¿Qué quieres cambiar en este mundo a través de tu vida?

Hay un dicho del Padre Kentenich que me dice mucho: «Aquellos que irradian la vida divina que llevan en su interior son los más eficaces hoy en día».
Aquí es exactamente donde veo nuestra tarea como cristianos, así como mi tarea personal. Quiero que la mayor cantidad de gente posible experimente que Dios los ama sin cesar. Desde el Bautismo, Dios habita en mi alma, es decir, soy una pequeña iglesia, o como dice la Biblia, un templo de Dios. Así que para mí hay dos cosas que quiero hacer para cambiar el mundo de una manera positiva: primero, cultivar y profundizar mi relación con Dios; segundo, ver a cada persona con la que entre en contacto como una obra maestra única de Dios y, en la medida de lo posible, hacer que mi contraparte sea consciente de ello.
Esto se hace muy concreto en la proclamación directa. En mi trabajo, me relaciono mucho con los medios de comunicación social (YouTube, Instagram y Facebook). En esta Aldea Global de Internet, quiero llegar a la gente con el mensaje del amor personal de Dios y dar testimonio de que una vida en alianza con Dios hace feliz a la gente.